La meridiana solar es un instrumento que se ubica en la intersección del horizonte con el plano perpendicular al horizonte en el que se sitúa el Sol justo al mediodía, es decir, el meridiano. Dicho de otro modo, es una línea perfectamente orientada en dirección norte-sur y cuya longitud dependerá de la altura a la que se sitúe el gnomon, que habitualmente en el caso de meridianas de cámara oscura es un pequeño agujero situado de manera estratégica. En el caso de meridianas al aire libre, el gnomon suele ser una columna vertical cuyo extremo arroja sombra sobre la meridiana colocada en el suelo. La longitud de la meridiana dependerá de la latitud del lugar y de la altura del gnomon.

A pesar de su sencillez, es un instrumento que al mediodía permite indicar la fecha del año, además de medir con mucha precisión la duración del año trópico y la oblicuidad de la eclíptica (es decir, la inclinación del eje terrestre).

Leer más

Un músico aficionado a la astronomía

Friedrich Wilhelm Herschel (1738-1822), músico y compositor de origen alemán, llegó a Bath en 1766 buscando fortuna como músico profesional. Fue contratado como organista de la Octagon Chapel y, además, consiguió el puesto de oboísta en la famosa orquesta de Linley que actuaba diariamente en la Pump Room, uno de los locales de moda para la clase alta de la época. Tras un desencuentro con el director dejó la orquesta, pero su actividad siguió siendo incesante: seguía componiendo, daba clases a algunos alumnos y actuaba en conciertos (era intérprete de oboe, violín, clavecín y órgano). Gracias a su buena posición, sus hermanos lo visitaban con frecuencia desde Alemania.

William Herschel retratado en 1785 por Lemuel Francis Abbott
William Herschel retratado en 1785 por Lemuel Francis Abbott

Leer más

No hay duda de que Marte ha sido el protagonista astronómico del final de primavera y principios del verano. No en vano, la oposición marciana de 2016 ha sido la mejor de la última década. El planeta rojo estará aún más cerca de la Tierra en 2018 pero, por contra, más bajo sobre el horizonte desde nuestras latitudes. Habrá que esperar hasta 2020 a tener una oposición con Marte a una altura razonable para captar imágenes de alta resolución. El 22 de mayo pasado tuvimos la oposición y el 30 de mayo el máximo acercamiento de Marte a la Tierra.

Las oposiciones de Marte se producen cada 26 meses y no todas son iguales. Dependiendo de si se producen cerca del perihelio o cerca del afelio, la distancia al planeta rojo varía considerablemente.

Leer más

Saturno, Marte y Antares

Tras varias semanas de movimiento retrógrado entre el 17 de abril y el 29 de junio, Marte prosigue su marcha de oeste a este cruzando la constelación del Escorpión en solo tres semanas antes de adentrarse brevemente en Ofiuco el día 21. Dentro de unos días, nos ofrecerá una bonita alineación sobre el horizonte sur-suroeste. Entre el 23 y el 24 de agosto podremos ver en línea tres astros brillantes: Saturno, Marte y Antares (α Sco), la estrella más brillante del Escorpión. Marte se mueve apreciablemente de una noche a otra, Antares es una buena referencia para comprobarlo. Saturno se mueve mucho más despacio, no en vano está mucho más lejos y su movimiento es más lento.

Según la tradición, el nombre de Antares procede del griego Άντάρης (es decir anti-Ares, dado que Ares es el dios griego de la guerra equivalente al Marte romano, la traducción aproximada sería «el rival de Marte»). Esta estrella rivaliza en color y en brillo con el planeta rojo. El nombre Antares aparece en el Almagesto de Ptolomeo, el tratado astronómico que además de describir el modelo geocéntrico incluye un catálogo donde se describe la posición de 1022 estrellas. Para otros estudiosos de la etimología estelar, sin embargo, el nombre de Antares derivaría de Antarah ibn Shaddad, un caballero y poeta árabe de época preislámica, uno de cuyos poemas es uno de los siete Mu’allaqat que aparecían colgados de la Kaaba en la Meca.

Leer más

En 1870 Richard A. Proctor publicó Other Worlds than Ours, una obra que trataba un tema muy en boga en la época: la pluralidad de los mundos habitados. En este libro, el astrónomo inglés elucubraba sobre la posibilidad de la existencia de vida en otros planetas del Sistema Solar a la luz de los nuevos datos científicos. El libro tuvo tanto éxito que alcanzó un considerable número de reediciones a lo largo de casi cuatro décadas. Proctor (en Gran Bretaña) y Camille Flammarion (en Francia) fueron los dos grandes divulgadores de la Astronomía de la segunda mitad del siglo XIX. Los dos fueron fervientes defensores de la vida extraterrestre, aunque el inglés renegó de los aliens solo cinco años después de publicar su libro más conocido.

La cuestión de la vida en otros mundos sigue estando de moda. A excepción de algunas lunas de gigantes gaseosos, el Sistema Solar no parece el lugar más idóneo para buscar vida, pero el descubrimiento de los exoplanetas en 1992 ha abierto un nuevo campo de trabajo. El hallazgo de vida en otros planetas supondrá la cura de humildad definitiva para una especie que siempre se consideró la obra cumbre de la Creación. A lo largo de la historia, la Astronomía ha ido derribando, una a una, todas las certezas que nos convencían de ser únicos. Primero descubrimos que el Sol no gira a nuestro alrededor, después que nuestra galaxia era una más entre millones, finalmente que las moléculas básicas para la vida, los ladrillos que componen la materia viva, son ubicuos en el Universo.

Leer más