El primer mapa celeste impreso

Antes de la invención de la imprenta, los mapas celestes se realizaban a mano, uno a uno, lo que los convertía en piezas muy codiciadas y de poca difusión. La invención de la imprenta por parte de Johannes Gutenberg hacia 1440 permitirá realizar tantas copias como desee el editor.

El primer mapa impreso data de 1090. Los chinos ya utilizaban la imprenta de tipos móviles desde mediados del siglo XI. El primer mapa astronómico impreso es obra del astrónomo chino Su Song y aparece en su tratado Xinyi Xiangfayao.

Mapa estelar de Su Song. Crédito: Wikimedia Commons

En Occidente, el pionero será el pintor y grabador Alberto Durero (1471–1528), el artista más importante del Renacimiento alemán. Con ayuda del astrónomo alemán Conrad Heinfogel (?–1517), que se encargaría de actualizar las posiciones estelares tomadas del Almagesto al año de 1500, y del matemático y cartógrafo austriaco Johannes Stabius (c.1460–1522) que diseñaría el sistema de proyección, Durero realiza dos grabados en madera que representan el cielo septentrional y meridional.

La obra vio la luz en 1515 y, además de las 48 constelaciones tradicionales de Ptolomeo, el artista también representó la constelación de Caput Medusæ, es decir, la cabeza de la gorgona Medusa sujetada por el héroe Perseo. Un aspecto llamativo del mapa es que el borde no se corresponde con el Ecuador celeste, sino con la Eclíptica. En efecto, alrededor del borde del mapa correspondiente al Hemisferio norte podemos ver las constelaciones zodiacales, este tipo de representación afecta al mapa meridional donde quedan muy pocas figuras en comparación con la otra parte. El mapa está dividido mediante líneas radiales en 12 zonas correspondientes a los signos del zodíaco. Estas líneas permiten leer con precisión la posición de las estrellas representadas.

Las figuras de las constelaciones aparecen invertidas, tal como aparecerían en un globo celeste. De este modo, las constelaciones zodiacales siguen un sentido inverso al que podemos ver en el cielo, avanzando en sentido antihorario. Las estrellas más brillantes del firmamento se representan con símbolos en forma de estrella, las más débiles aparecen como pequeños círculos.

Mapa celeste de Durero. Lámina correspondiente al hemisferio norte.

Las esquinas de la carta septentrional está ocupadas por cuatro grandes astrónomos de la Antigüedad. Empezando por la esquina superior izquierda encontramos a Arato de Solos, autor de los Fenómenos; le sigue Ptolomeo, autor del gran catálogo estelar Almagesto, en el que se basa el mapa de Durero; Manilio, astrólogo del primer siglo a.C. autor del tratado de astronomía Astronomica y, finalmente, Al-Sufi, astrónomo árabe quien revisó y puso al día el Almagesto.

En las esquinas de la carta meridional aparecen los blasones del arzobispo de Salzburgo, el cardenal Matthäus Lang y una dedicatoria. También aparecen los escudos familiares de Stabius, Heinfogel y el propio Durero. Además de un agradecimiento a Maximiliano I, emperador del Sacro Imperio Romano, a cuyo servicio trabajaban Stabius y Durero.

Mapa celeste de Durero. Lámina correspondiente al hemisferio sur.


1 Comentario

Deja un comentario

Por Paco Bellido
Publicado el ⌚ 22 octubre, 2018
Categoría(s): ✓ Historia
Etiqueta(s): ,