Dos relojes astronómicos checos

En varias ciudades europeas podemos admirar ingeniosos relojes astronómicos que han hecho las delicias de curiosos durante generaciones. En el artículo de hoy nos centraremos en los relojes de Praga y Olomouc.

Durante el siglo XIV, los maestros relojeros modificaron el diseño de sus creaciones para aportar información astronómica además de la hora. Algunos relojes indicaban la posición del Sol y de la Luna en el cielo, la edad y la fase de la Luna, la posición del Sol en la eclíptica y el signo del zodíaco, la hora sidérea y otros datos astronómicos como, por ejemplo, los nodos de la Luna (para indicar los eclipses) o un mapa estelar que giraba al compás de los movimientos de las estrellas en el cielo.

Los relojes astronómicos solían representar el sistema solar siguiendo el modelo geocéntrico. En el centro del dial se situaba un disco o esfera que representaba la Tierra, ubicada en el centro del Sistema Solar. Por su parte, el Sol solía aparecer representado por una esfera dorada que giraba alrededor de la Tierra. Esta visión se correspondía tanto con la experiencia diaria como con la visión filosófica en la Europa precopernicana.

Praga

Posiblemente el reloj astronómico de Praga sea la atracción astronómica más conocida de Europa. El reloj está montado sobre la fachada sur del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja en la plaza de la Ciudad Vieja y es uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad.

El reloj astronómico está formado por tres componentes principales, de abajo hacia arriba encontramos: un calendario perpetuo con medallones que indica el santo del día y la fecha del mes; la esfera astronómica, que representa la posición del Sol y la Luna en el cielo y muestra diversas informaciones astronómicas y, en la parte superior, el desfile de los apóstoles, una cabalgata mecánica que atrae a hordas de turistas cada hora.

Vista general del reloj astronómico de Praga. Foto: Paco Bellido

La parte más antigua del reloj, el mecanismo y la esfera astronómica, datan de 1410 y son obra del relojero Mikuláš de Kadaň y del profesor Jan Šindel. Alrededor de 1490 se agregó el calendario perpetuo y se añadieron las esculturas góticas que decoran la fachada del reloj. En 1552 fue reparado por Jan Taborský y a partir de esta fecha funcionó intermitentemente. La leyenda cuenta que al constructor le sacaron los ojos para evitar que pudiera fabricar un reloj similar en otro país. Tras este cruento episodio el reloj dejó de funcionar y nadie fue capaz de repararlo durante siglos.

Detalle del calendario perpetuo. Foto: Paco Bellido

En el siglo XVII se añadieron las estatuas móviles y, tras la gran restauración de 1865-66, se agregaron las figuras de los apóstoles. Durante la segunda guerra mundial el reloj sufrió graves desperfectos, especialmente el 8 de mayo de 1945 durante el Levantamiento de Praga, cuando los alemanes dispararon desde varios carros blindados y una batería antiaérea al lado suroeste de la Plaza del Ayuntamiento Viejo. El incendio que provocó el ataque destruyó varios edificios cercanos, las figuras de madera del reloj y la esfera del calendario obra de Josef Mánes. La maquinaria fue reparada y los apóstoles restaurados por Vojtěch Sucharda. El reloj astronómico volvió a funcionar en 1948, tras un importante esfuerzo.

El reloj astronómico reproduce la forma de un astrolabio mecánico. También se puede interpretar como un planetario primitivo que muestra el aspecto actual del universo.

La esfera astronómica tiene un fondo estacionario que representa la Tierra y la vista local del cielo. El círculo del centro representa a la Tierra y la parte superior azul es la parte del cielo que está encima del horizonte. Las zonas roja y negra indican las partes del cielo que están debajo del horizonte. Durante el día, el sol se sitúa sobre la parte azul del fondo y durante la noche en la zona negra. Al amanecer y al atardecer se sitúa sobre la parte roja.

En el horizonte oriental (a la izquierda) se puede leer aurora (el alba en latín) y ortus (orto). En la zona occidental del horizonte (a la derecha) se puede leer occasus (ocaso) y crepusculum (crepúsculo).

Elementos del astrolabio. Fuente: Wikimedia Commons

En el borde exterior del dial se indican las 24 horas del día en números dorados. Dentro del gran círculo exterior negro reside otro círculo móvil marcado con los signos del zodíaco que indica la posición del Sol en la eclíptica. Los signos aparecen en sentido contrario a las agujas del reloj.

El desplazamiento del círculo zodiacal obedece al uso de una proyección estereográfica del plano eclíptico en el que el polo norte se utiliza como base de la proyección. Se trata de una característica habitual de los relojes astronómicos de la época.

Una pequeña estrella dorada muestra la posición del equinoccio de primavera y la hora sidérea se puede leer en la escala de números romanos dorados.

Detalle del astrolabio. Foto: Paco Bellido

En el borde exterior del reloj se pueden ver unos números arábigos dorados de estilo gótico de Suabia sobre fondo negro. Estas cifras indican la hora antigua checa, la cifra 24 indica la hora de la puesta de sol, que varía desde las 16 horas en invierno a las 20:16 en verano. Este anillo se desplaza hacia atrás y hacia adelante durante el año de forma que se ajuste a la hora de la puesta de Sol.

El sol dorado se mueve alrededor del círculo zodiacal, mostrando su posición en la eclíptica. El sol está fijado a un brazo con una mano de oro y permite dar la hora de tres formas distintas. La mano dorada sobre las cifras romanas del fondo indica la hora local de Praga, la posición del Sol sobre las líneas doradas curvadas indica la hora en horas desiguales y la posición de la mano dorada sobre el anillo exterior indica las horas que han pasado desde la puesta de sol según la antigua hora checa. Además, la distancia del Sol al centro del dial muestra la hora de la salida y puesta de sol. El movimiento de la Luna en la eclíptica es similar al del Sol, aunque mucho más rápido. La semiesfera plateada de la Luna también muestra la fase lunar.

Las cuatro figuras que flanquean el reloj se ponen en movimiento cada hora, representan cuatro aspectos despreciables en la época en que se construyó el reloj. De izquierda a derecha podemos ver la Vanidad, representada por una figura que se contempla en un espejo. A su lado, un judío con una bolsa de oro representa la avaricia. Un esqueleto representa la muerte y finalmente el turco que viste un turbante representa a los infieles. Además de las cuatro estatuas cada mediodía se puede ver un desfile de los apóstoles y el canto de un gallo dorado.

Olomouc

Olomouc es, tras Brno, la segunda ciudad en importancia en Moravia, la región oriental de la República Checa. Antiguamente fue capital de la región e históricamente ha sido una importante sede episcopal. En una de las fachadas del ayuntamiento se conserva un interesante reloj astronómico.

Vista general del reloj astronómico de Olomouc. Foto: Lola Vázquez

El reloj astronómico de Olomouc data originalmente del año 1420, aunque prácticamente ha sufrido una remodelación cada siglo, por lo que el aspecto actual difiere mucho del original. También este reloj sufrió los desmanes del nazismo. Cuando el ejército alemán se batía en retirada en mayo de 1945 durante los últimos días de la segunda guerra mundial atacaron el reloj, tan sólo se salvaron algunas piezas que en la actualidad se exhiben en el museo local. El reloj fue reconstruido en los años siguientes siguiendo el estilo del realismo socialista imperante en la época. Las figuras religiosas y de reyes fueron sustituidas por atletas, obreros, granjeros, científicos y otros miembros del proletariado. El carillón también sufrió los efectos de la reforma comunista, la melodía original dio paso a tres piezas de música tradicional local.

Detalle de los diales. Foto: Paco Bellido

El dial inferior representa la esfera terrestre e indica los minutos, la hora, el día, el mes, el año y la fase de la Luna. El dial superior representa la esfera celeste y muestra un mapa estelar, el Sol, la Tierra y los planetas sobre el fondo de las doce casas del zodiaco.

Detalle del calendario y fase lunar. Foto: Paco Bellido
Detalle del planetario. Foto: Paco Bellido

Detalle del planisferio celeste, los puntos cardinales aparecen marcados por su inicial en checo: S, Sever (norte); V, Východ (este); J, Jih (sur) y Z, Západ (oeste). Foto: Paco Bellido

En el tercer nivel, el más alto, tiene lugar el desfile de figuras. Si antiguamente eran los santos y los apóstoles quienes realizaban el desfile al son del carillón, en la actualidad son obreros, jugadores de voleibol y mecánicos de taller quienes lo hacen cada día a las doce del mediodía.

Obreros del carrillón. Foto: Lola Vázquez

El mosaico del fondo cubre los catorce metros de altura del reloj e incluye representaciones de los doce meses y dos festivales tradicionales: la cabalgata de los reyes y la procesión de las doncellas.

5 comentarios

Participa Suscríbete

Carlos Cassini Carlos Cassini

Siempre es muy gratificante leer los recorridos astronómicos e históricos de Paco Bellido .
Me llevan de viaje. Felicitaciones

Juan Morales Juan Morales

Coincido con Carlos, una gozada “salir de viaje” con Paco Bellido y Lola Vazquez. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *